San José (parte II)

 

El Mercado Central de San José es el mercado  de la ciudad desde el año 1880, declarado patrimonio cultural por su fuerte tradición e identidad. Es una visita que no se puede dejar de hacer no solo para la compra de artesanías, café en grano, frutas o flores  sino para almorzar en algunos de sus puestos llamados sodas. Se pueden degustar deliciosos platos de mariscos y pescados.

Nosotros además de almorzar allí fuimos invitados a tomar un café por el aroma único e irrepetible del Café Central.

Ingresamos también a la Biblioteca Nacional, un edificio antiguo y muy interesante para conocer. El edificio actual data de 1971 pero se encuentra en una zona en la que existen inmuebles de gran valor histórico arquitectónico, la mayoría de ellos declarados patrimonio histórico arquitectónico de la Nación: Estación del Ferrocarril al Atlántico (1908), la Aduana Principal (1891) y  la Asamblea Legislativa (1939) entre otros.

Los murales que vimos en las calles son muy interesantes, nos gustaron los mensajes que transmiten, como si las paredes gritaran a través de su arte.

El Parque Central es uno de los parques más antiguos de la ciudad, tiene una especie de cúpula en su centro y frente a él se encuentra la Catedral Metropolitana.

También recomendamos visitar:

  • El museo Nacional de Costa Rica
  • El museo del oro Precolombino
  • Museo de Arte y Diseño Contemporáneo

Desde el ingreso a Costa Rica algo que nos llamó la atención es el trabajo a nivel nacional en lo referido a la accesibilidad de las personas con discapacidad, no solamente en los servicios o infraestructura turística, sino también en ferreterías, supermercados, pinturerías, teléfonos públicos. Es común encontrar las rampas de acceso, las veredas o solados hápticos,  los buses todos con rampas elevadoras.

A la tarde ya regresamos a buscar las mochilas a la terminal vieja, allí hay guarda-equipaje por 2 US$. Desde allí nos dirigimos a la nueva terminal que se encuentra  a tan solo 200 mts.

Decidimos viajar hasta Ciudad Quesada a casa de un couch que nos al alojaría: Rosvin.

Gabo y Pablo