Dejar Madrid aunque fueron poquitos días nos costó porque nos habíamos familiarizado con el barrio  tan bullicioso y con tanta vida como es Lavapiés.

La ubicación del alojamiento era ideal porque estábamos a pasos de Atocha y de la Estación del metro Lavapiés. Para dirigirnos a la Estación Sur de los buses desde Atocha es muy fácil, en tan solo minutos ya habíamos llegado para tomar el bus hacia Granada.

La estación está muy bien organizada con pantallas que todo el tiempo anuncian las salidas y las dársenas marcadas. Un dato a tener en cuenta, especialmente para los latinoamericanos que somos un tanto impuntuales es que hay que llegar con tiempo porque los buses salen a horario y si llegas unos minutos atrasado, te quedas.

El viaje de Madrid a Granada dura alrededor de 5 horas. Al llegar a la Estación de buses de Granada fuimos muy afortunados porque al consultar en un local de una agencia, una italiana muy alegre y vivaz nos ofreció dos tickets para entrar a La Alhambra ese mismo día. Ya nos había adelantado nuestra amiga Carolina de Bogotá que había que reservar con tiempo y cuando quisimos hacerlo no había disponibles en la web.

Para ir al centro, a las cercanías de la catedral puedes tomar un taxi que no es caro si lo compartes con otros viajeros o te tomas el bus SN1 que por 1,2 euros te deja en pleno centro. No necesitas ninguna tarjeta, con billetes o monedas puedes abonar.

Cuando llegamos al centro la tarea fue dirigirnos al alojamiento y allí nos encontramos con un pequeño obstáculo, la numeración de la calle era un tanto rara y no dábamos con el lugar. De un lado los pares y del otro los impares pero había algunos saltos de números que nos complicaban. En esa confusión nos encontramos con otra pareja de viajeros que iban al mismo airbnb y que estaban tan perdidos como nosotros. En este viaje pudimos utilizar bastante airbnb y nos resultó muy beneficioso. Solo hay que darse de alta en la página y luego reservas y pagas a través de la misma. Generalmente son departamentos o habitaciones en alquiler. El nuestro estaba muy bien equipado y cercano a la zona céntrica.

Un punto de referencia es la Plaza de Isabel La Católica, desde allí podemos ir a la Catedral, en otras direcciones hacía el barrio El Realejo, La Alhambra o hacia el Albaicín o Sacromonte.

La zona de la Plaza Nueva y la calle Elvira son los lugares ideales para probar todas las exquisiteces que nos ofrecen las distintas culturas que conviven allí: árabes, hindúes, andaluces, hebreos. A tener muy presente: en Granada cuando pidas una bebida te servirán alguna tapa por lo que no te apresures a hacer el pedido.

La visita a La Alhambra debes preverla con mucho tiempo. Tener presente que se ofrecen en la web algunos alojamientos con el tour a la misma. Si deseas contratar con tour también lo haces con tiempo en la página www.alhambra.org/alhambra o adquirir el ticket para visitar solamente, que puede ser para el turno de 8 a 20hs (siempre consultar la página porque varía en las distintas épocas del año) o para la noche desde las 20hs. También tener presente que hay tickets para visitar los jardines y algunos de los palacios y otro que incluye los Palacios Nazaríes y Mexuar.

La visita al Albaicín y Sacromonte te aconsejamos hacerlo con guía para conocer la historia  y no perderte detalles, luego podrás volver sólo y quedarte en los miradores todo el tiempo que quieras. Las mejores vistas sin duda se logran desde allí. En lo alto del Albaicín encontraras pequeñas plazas llenas de turistas y de músicos del lugar que deleitan con su arte. “cantaores” que hacen vibrar sus guitarras acompañadas de sus voces roncas, sumado a las vistas encantadoras harán que te quieras quedar allí un buen rato.

El sacromonte es el barrio de los gitanos. Es muy interesante la historia de este pueblo errante. En este barrio en lo alto de Granada se pueden ver las fachadas de lo que son las cuevas. Allí se instalaron, por fuera vemos la fachada de una casa y por dentro son cuevas en la montaña.

La guía que nos acompañó hizo referencia a una de las teorías sobre el origen del pueblo rom y sinti (gitanos): ella aludía a que provenían de un lugar de la India y que habiendo sido expulsados por uno de sus reyes comenzaron a tener una vida nómade. Sin embargo aún hoy no se sabe a ciencia cierta de qué lugar provienen. Hoy es muy fuerte una teoría que nos habla de que su origen sería semítico o hebraico  ya que también eran numerosos en la India. Esto sin duda seguirá siendo estudiado, lo que si no tenemos dudas es que sea un pueblo con una cultura muy interesante y que son reconocidos en todo el mundo. 

Otro motivo más para visitar Granada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *